Blog

Volver

11 de noviembre de 2019

Pablo Fernández de Larrinoa: el apoyo de los zoos a la conservación in situ


Pablo Fernández de Larrinoa es una de las personas que lo ha hecho posible. Dirige del Programa de Conservación de la Foca Monje de la Fundación CBD-Hábitat, que tiene como objetivo proteger la mayor colonia de foca monje del Mediterráneo en las cosas de la península de Cabo Blanco (Mauritania). Se trata de todo un caso de éxito de conservación in situ y es uno de los principales programas de conservación de la Fundación Parques Reunidos.

La foca monje del Mediterráneo fue catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una de las especies en peligro crítico de extinción. La principal amenaza a la que se enfrenta este animal es la pérdida de su hábitat natural debido a la sobreexplotación pesquera o al aumento del turismo costero. Sin embargo, gracias a los programas de conservación la población de esta especie marina ha ido aumentando en los últimos años hasta superar los 600 ejemplares en todo el mundo.

La importancia de la conservación in situ

“Los programas de conservación in situ, como el nuestro, son los que se aplican a las poblaciones que viven en su medio natural, mientras que la conservación ex situ consiste normalmente en la cría en cautividad o mantenimiento de animales fuera de su hábitat original”

Se trata de dos modelos diferentes para aplicar en función de las características de cada caso. En ocasiones, la supervivencia de algunos animales solo es posible gracias a las medidas de conservación ex situ que desarrollan los zoológicos y centros de recuperación. “Hay especies, como la gacela dama mohor, que en el medio natural está extinta y es muy difícil de reintroducir, porque las causas que originaron su extinción no se han logrado combatir completamente. Sobreviven únicamente en cautividad hasta que esas causas se puedan combatir y puedan ser reintroducidas de nuevo al medio natural”, explica Pablo Fernández de Larrinoa.

¿QUÉ PASARÍA SI NO EXISTIERAN LOS ZOOS?

En opinión de Fernández de Larrinoa, se perderían varios temas de importante valor para la conservación de la biodiversidad. “El primero sería el apoyo directo en forma de financiación que los zoológicos aportan a los programas de conservación in situ; el segundo sería el conocimiento técnico enorme que tienen los zoológicos y las grandes capacidades profesionales de la gente que trabaja en ellos, de los que se beneficia el medio natural; y el tercero, que la sociedad se alejaría todavía más del medio natural”.

El programa que dirige Pablo Fernández de Larrinoa cuenta con una estrategia basada en tres ejes. Primero, proteger a la población, las cuevas de cría y su entorno; después, hacer un seguimiento constante de la población de foca monje y de su desarrollo; y por último, potenciar la implicación social, sensibilizando y educando a la población local.  La Fundación Parques Reunidos colabora de forma activa en este proyecto desde 2010, aportando fondos y ayuda técnica y humana desde los zoológicos.

GRUPO DE EXPERTOS EN BIODIVERSIDAD

Junto con Pablo Fernández de Larrinoa, el Grupo de expertos de la Fundación Parques Reunidos está formado por:

Vídeo resumen de la primera reunión de expertos